Biografía de Arthur Schopenhauer

Arthur Schopenhauer
Arthur Schopenhauer fue un filósofo alemán conocido por su pesimismo y su claridad filosófica. A los 25 años, publicó su tesis doctoral, “Sobre La Cuádruple Raíz Del Principio De Razón Suficiente”, que examinó las cuatro manifestaciones separadas de la razón en el mundo fenoménico. El trabajo más influyente de Schopenhauer, “El Mundo Como Voluntad Y Representación”, afirma que el mundo es fundamentalmente lo que los humanos reconocen en sí mismos como lo desean. Su análisis lo condujo a la conclusión de que los deseos emocionales, físicos y sexuales no se pueden cumplir. En consecuencia, consideró que un estilo de vida consistente en la negación de los deseos, de forma similar a las enseñanzas ascéticas de Vedanta, el budismo y los Padres de los principios de la Iglesia cristiana era la única manera de alcanzar la liberación. El análisis metafísico de Schopenhauer de la voluntad, sus opiniones sobre la motivación humana y el deseo, y su estilo de escritura aforística ha influenciado a muchos conocidos pensadores como Friedrich Nietzsche, Richard Wagner, Ludwig Wittgenstein, Erwin Schrödinger, Albert Einstein, Sigmund Freud, Otto Rank, Carl Gustav Jung, León Tolstoi y Jorge Luis Borges. Arthur Schopenhauer nació en la ciudad de Danzig (ahora Gdansk), hijo de Heinrich Floris Schopenhauer y Johanna Schopenhauer, ambos descendientes de familias ricas patricias alemanas. Cuando el Reino de Prusia adquirió la polaco-lituana ciudad de Danzig en 1793, la familia de Schopenhauer se trasladó a Hamburgo. En 1805, el padre de Schopenhauer pudo haber cometido suicidio. Poco después, la madre, Johanna Schopenhauer se trasladó a Weimar, el centro de la literatura alemana, para continuar su carrera como escritora. Un año después, Schopenhauer abandonó la empresa familiar en Hamburgo para unirse a ella. Schopenhauer se convirtió en estudiante de la Universidad de Göttingen en 1809. Allí estudió metafísica y psicología bajo la tutela de Gottlob Ernst Schulze, el autor de “Enesidemo”, quien le aconsejó que se concentrara en Platón y Emanuel Kant. En Berlín, desde 1811 hasta 1812, había asistido a clases impartidas por el destacado filósofo post-kantiano Johann Gottlieb Fichte y el teólogo Friedrich Schleiermacher. Poco tiempo después regresó a la casa materna en Weimar, donde tuvo ocasión de vincularse con Goethe y de conocer al orientalista Friedrich Majer, quien lo introdujo en la antigua filosofía hindú. Las conversaciones con Goethe en torno a temas relacionados con la Teoría de los colores del poeta condujo a Schopenhauer a elaborar una teoría propia al respecto, que plasmó en su segunda obra, Sobre la visión y los colores, de 1816. Schopenhauer mostraría toda su vida una gran admiración por Goethe junto con Homero, Shakespeare y escritores del Siglo de Oro español, especialmente Baltasar Gracián, a quien tradujo al alemán y a quien leía y citaba siempre en español. De la fusión de las doctrinas brahmánicas y búdicas con las enseñanzas de Platón y Kant, habría de surgir el núcleo del propio sistema schopenhaueriano, sistema éste que quedó definitivamente plasmado en su «obra capital» (Hauptwerk, denominada así por el mismo Schopenhauer). Schopenhauer escribió su obra capital durante los cuatro años que residió en Dresde, “El Mundo Como Voluntad y Representación” (Die Welt als Wille und Vorstellung). Lo terminó en 1818 y lo publicó al año siguiente. En Dresde en 1819, Schopenhauer fue padre de un hijo ilegítimo, que nació y murió el mismo año. En 1820, Schopenhauer se convirtió en profesor en la Universidad de Berlín. Programó sus conferencias para que coincidieran con las del famoso filósofo G.W.F. Hegel, a quien describió Schopenhauer como un " torpe charlatán". Sin embargo, sólo cinco estudiantes acudieron a clases de Schopenhauer, y se salió de la academia. Un último ensayo, "Sobre la Filosofía de la Universidad", expresó su resentimiento hacia la filosofía de la universidad. Mientras que estaba en Berlín, Schopenhauer fue acusado en una acción legal iniciada por una mujer llamada Caroline Marquet. Exigía compensación por daños y perjuicios, alegando que Schopenhauer la había empujado. Según el testimonio de la corte de Schopenhauer, ella lo molestaba deliberadamente por levantar la voz mientras está parada justo afuera de su puerta. Marquet afirmó que el filósofo la había asaltado y maltratado después de que ella se negara a alejarse de su puerta. Su compañera testificó que vio Marquet postrada frente a su apartamento. Debido a Marquet ganó el pleito, tuvo que pagarle durante los próximos veinte años. Cuando ella murió, él escribió en una copia de su certificado de defunción, "La Vieja Muere, la Carga se Quita" En 1821, Schopenhauer se enamoró de, la cantante de ópera, Caroline Richter (conocida como Medon) de diecinueve años de edad, y tuvo una relación con ella durante varios años. Sin embargo, descartó cualquier plan de matrimonio; escribe: “Casarse significa cortar nuestros propios derechos a la mitad y duplicar nuestras obligaciones” y "Casarse significa caer con los ojos vendados dentro de un saco lleno de serpientes con la esperanza de encontrar entre ellas a una anguila.” Cuando tenía cuarenta y tres años de edad, Flora Weiss de diecisiete años de edad, registró en su diario que lo había rechazado. Schopenhauer tenía una relación tensa con su madre Johanna Schopenhauer. Después de la muerte de su padre, Arthur Schopenhauer soportó dos largos años de trabajo duro como un comerciante, en honor a su padre muerto. Después, su madre se retiró a Weimar, y Arthur Schopenhauer se dedicó por completo a los estudios en el gimnasio de Gotha. Después de retirarse con disgusto por haber visto a uno de los maestros satirizado, se fue a vivir con su madre. Pero para entonces ya había abierto su tristemente célebre salón, y Arthur no era compatible con las vanas formas ceremoniosas del mismo. También estaba disgustado por la facilidad con la que Johanna Schopenhauer había olvidado la memoria de su padre. Por lo tanto, le dio una oportunidad a la vida universitaria. Allí escribió su primer libro, “Sobre la Cuádruple Raíz del Principio de la Razón Suficiente”. Ella le informó que el libro era incomprensible y que era improbable que alguien comprara una copia. En un ataque de ira Arthur Schopenhauer le dijo que su trabajo sería leído mucho tiempo después de la basura que ella escribió fuera totalmente olvidada. En 1831, hubo una epidemia de cólera en Berlín y Schopenhauer abandonó la ciudad. Schopenhauer se instaló definitivamente en Frankfurt en 1833, donde permaneció durante los próximos veinte y siete años, vive solo, excepto para una serie de caniches mascota llamados Atman y Butz. Las numerosas notas que hizo durante estos años, entre otros temas, sobre el envejecimiento, fueron publicados póstumamente bajo el título “Senilia”. Schopenhauer tenía una constitución robusta, pero en 1860 su salud comenzó a deteriorarse. Murió de un paro cardíaco el 21 de septiembre de 1860, mientras estaba sentado en su sofá en casa. Tenía 72 años. Con un lenguaje claro y sencillo Schopenhauer fue penetrando en las bases más profundas de la filosofía occidental. Desarrolló un sistema original que contiene clásicos como Platón y su predecesor Kant pensando en hacerlos coincidir sorprendentemente con el budismo y el hinduismo, cerrando así el círculo de la filosofía para traerla de vuelta a sus orígenes, las culturas más antiguas de la humanidad. Fue, de hecho, el primer intento serio de unir a la metafísica occidental y oriental y, aunque esto no fue intencional, la verdad es que se anticipó a los intereses del próximo siglo. Para Schopenhauer nuestro mundo está hecho del mismo material que los sueños, el "velo de maya" de los hindúes. No es sólo una fuerza cósmica: la voluntad hizo tanto nacer las estrellas como hizo crecer las plantas o generar y liquidar nuevos seres humanos sin cesar. Estaban atrapados en una dolorosa paradoja: no pueden resistir el impulso de la voluntad ciega e irracional de su propia naturaleza, que a menudo les trae sufrimiento, y al mismo tiempo aspiran a ser libres de él. Sólo hay dos maneras de aparentemente hacernos libres o al menos reducir este sufrimiento. La primera es la muerte, pero esto es algo de una naturaleza completamente ilusoria y engañosa. Un trance en el que la naturaleza, una vez terminada su función en nosotros, será otro nuevo individuo en nuestro lugar para continuar su tarea sin fin, y el sufrimiento no termina, haciendo que el suicidio sea totalmente inútil. La segunda es llevar a cabo la tarea de místicos y ascetas, que a través de la aniquilación de su voluntad y su victoria sobre la naturaleza logran rasgar el velo de maya y ver "más allá". Esta es la única salida y la victoria es posible. La admiración de Schopenhauer por todas las formas de ascetismo y misticismo es muy fuerte. De alguna manera, su filosofía es el preludio de la mística, como él mismo se da cuenta a veces. Sin embargo, con la misma fuerza con la que admira a místicos y ascetas rechaza sistemáticamente las religiones que llama "metafísica para el pueblo". Es esta misma consideración por las religiones en su forma más pura que le lleva a citar varias veces a hindúes, budistas y los textos cristianos, y al mismo tiempo, rechazar el catolicismo, el protestantismo, el judaísmo, el Islam, y cualquier otro tipo de religión "social". Por lo demás, Schopenhauer fue el primer gran filósofo occidental que puso en contacto los pensamientos de su época con los de Oriente y uno de los primeros en manifestarse abiertamente ateo. Hubo una conspiración de silencio contra é y que reaccionó con furia, acusando al ambiente académico de estar bajo el control y la influencia del clero. Extremadamente individualista, Schopenhauer era muy difícil para sus contemporáneos encasillar en alguna escuela. Él termina afirmando afirma que prefiere la compañía de su perro a la de los humanos, y también dice antes de morir que le da vergüenza ser alemán

Relacionados: