Biografía de Antonio Porchia

Antonio Porchia
Antonio Porchia (13 noviembre 1885-9 noviembre 1968) fue un poeta argentino. Nació en Conflenti (Italia), pero, después de la muerte de su padre en 1900, se trasladó a Argentina. Él escribió un libro en español titulado Voces ("Voces"), un libro de aforismos. Desde entonces ha sido traducido al italiano y en Inglés (por WS Merwin, Copper Canyon Press, 2003), francés, inglés y alemán. Un muy influyente, escritor y extremadamente breve, ha sido un autor de culto por una serie de figuras de renombre de la literatura y el pensamiento contemporáneos, tales como André Breton, Jorge Luis Borges, Roberto Juarroz y Henry Miller, entre otros. Algunos críticos han paralela a su trabajo de Haiku japonés y encontró muchas similitudes con un número de escuelas de pensamiento zen. Antonio Porchia Nació El 13 de noviembre de 1885 en la aldea de Conflenti, perteneciente al estilo de provincia de Catanzaro, Calabria en Italia de. En Avellino Paso de la Infancia y la Adolescencia de Antonio, El alcalde de Siete Hijos (Tres Niñas y Niños cuatro) de Francisco Porchia y Vescio Rosa. El padre muere en 1900 y Antonio, de tan sólo 15 años de edad, son responsables de cuidar de sí mismos: abandono y comienza a trabajar duro. Algún tiempo después, la madre decide emigrar a la Argentina con seis de sus siete hijos, en Génova, la dirección de vapor "Bulgaria", de bandera alemana, después de un tratamiento prolongado con los depositó en Buenos Aires el 30 de octubre de 1906. Eran tiempos en que Argentina recibió de buen grado a los inmigrantes, porque necesitaba una reposición y mano de obra para trabajar la tierra. Por otro lado, Italia se vio envuelta en una gran crisis económica: sólo una década atrás había logrado reunir tras la ocupación de parte de Francia del territorio. A los 20 años, Porchia, siempre asumiendo la responsabilidad de la familia, se dedica a diversos oficios manuales (Carpenter, tejedor de cestas, señalando en el puerto) en un momento en horas catorce o más horas de trabajo son comunes. Inicialmente, la familia vive en una casa en el barrio de Barracas, y más tarde, hacia 1918, recibe otra, más grande, en San Telmo. Este mismo año, Antonio y su hermano Nicolás compró una pequeña imprenta en ese barrio, en la calle Bolívar, Antonio no es un aprendiz de tipógrafo y trabaja en la guillotina de corte y perforación de fichas. Esta impresión fue un impulso en 1925 y fue trasladada y ampliada; laboraría Porchia en ella hasta 1935. Al año siguiente, cuando ya los hermanos valen por sí mismos y han creado familias, Porchia decide aislarse: que la imprenta, compra una casa en la calle San Isidro en el barrio de Saavedra y lechos de flores y árboles frutales llena. Por un tiempo se casa allí a sus sobrinas huérfanas de madre, uno de ellos, Nélida Orcinoli, recuerda: "Vive desde hace varios años juntos". Tío ya había comenzado a escribir sus voces, "cada voz era lenta, como si fueran el resultado de un proceso muy cuidado y muy lento". En ese momento Porchia muestra una conciencia social: juega en las filas de la FORA (Federación Obrera Regional Argentina) y viene a trabajar a una publicación de la izquierda, llamada la forja (1938-39), que aparecen por primera vez fragmentos de declaraciones o que caracterizan a la conversación cotidiana y se decide a llamar a voces. Uno de ellos dijo: en todas partes a mi lado está la izquierda. Yo nací en ese lado. Desde el comienzo de su vida en solitario, Porchia frecuenta un barrio de Buenos Aires llamado La Boca, donde viven los inmigrantes italianos. Por lo tanto, hace amistad con un grupo de pintores y escultores anarquistas, "Asociación de artes y las letras push" fundó con ellos en 1940. Instó a varios de estos amigos se reúnen las reflexiones a través del cual se expresa y escribe a veces en hojas de papel modesto en un libro. No sin reticencia inicial, Porchia termina siendo convencido. Para esta edición elige el título con el que, en la fragua, ya había nombrado sus textos: las voces. En 1943, Porchia tiene 57 años, y ya que no se asume como un escritor, no sabe qué hacer con la primera edición de autor. Termina con la donación de todas las copias de la "sociedad protectora de bibliotecas populares", la Organización de las bibliotecas modesta dispersos por toda la Argentina, cada uno de ellos son copias vendidas, las joyas bibliográficas de hoy. Muchos de los lectores de cualquier mano copiada de las voces y comenzar a circular de esta manera personal y la tranquilidad. Porchia se embarca en una segunda edición del autor, en 1948, también bajo la etiqueta de los impulsos y con el material que se ha acumulado en estos cinco años. Una copia de la primera edición viene de la mano del poeta y crítico francés Roger Caillois, durante la segunda guerra mundial se encuentra en la Argentina el trabajo en la redacción de la prestigiosa revista Sur, dirigida por Victoria Ocampo. Deslumbrado, Caillois búsqueda Porchia y cuando por fin lo encuentra después de una larga búsqueda, él dice: "Por medio de estas líneas yo cambiaría todo lo que he escrito". Cuando Caillois vuelve a Francia, traducido las voces e incluye algunos de ellos en una serie de dits (Gallimard Edition) y el parisino revista Le Licorne. A continuación, hace publicar en una percha en la serie GLM (Voix, París, 1949). La lectura de esta traducción despierta la admiración de Henry Miller (que incluye a Porchia entre los cien libros de una biblioteca ideal), y lleva a André Breton a exclamar: "El pensamiento más dúctil de expresión española es, para mí, el de Antonio Porchia, Argentina "(Entretiens 1913-1952, NRF, París, 1952).

Relacionados: